ana cambio de casa ok

EL ESTRÉS DE CAMBIARSE DE CASA

Por ANA GABRIELA ROJAS / @AnaGabrielaRoj8

Cambiarse de casa puede resultar un verdadero caos y un literal dolor de cabeza; ordenar cajas, coordinar tiempos, pagar cuentas pendientes y un interminable etc. Esto podría provocar bastante estrés, afectando nuestro bienestar general y el de los demás. Aprendamos a tomarlo con calma y con un sentido de renovación.  

Cambiarse de casa conlleva cambios en muchos niveles. Se transforma la rutina y los horarios se ajustan, lo cual hace que requiramos de un esfuerzo extra por acomodarnos y adaptarnos para así llegar a sentirnos tranquilos ante esta nueva situación.

Una mudanza puede generar un alto nivel de estrés, porque más allá de los avatares que ocasiona el hecho de tener de desarmar una casa y armarla en otro lado, es una situación de cambio, de desprendimiento y de temor a la incertidumbre que crea un nuevo comienzo en otro lugar.

Todo cambio involucra ruptura de algún tipo y los seres humanos tenemos una gran tendencia a temer a tales cambios. Muchas veces nos acostumbramos a la incomodidad y al dolor, llegando hasta a negar la posibilidad de poder estar mejor.

Y es que los especialistas nos indican que en general el cambiarse de casa constituiría la tercera causa de inestabilidad emocional por estrés, después de los duelos por nuestros seres queridos y el de ser despedido del trabajo. Aunque también se deben considerar otros tipos de datos como por ejemplo las causas del traslado.

No será lo mismo cambiarse a un mejor lugar por decisión propia, que volver a la casa de los padres debido a un fracaso amoroso y/o laboral. Por lo tanto, cada caso es particular y habrá que considerarlo como tal.

El asunto es que un cambio de casa te saca de tu zona de confort tanto desde el punto de vista físico, como emocional. Y esta gran ansiedad y angustia puede eventualmente desembocar en una disminución de la autoestima y sentimientos de angustia, melancolía e  incertidumbre.

Evitemos el estrés 

La primera y gran sensación al cambiarnos de casa es sentirnos agotados y al mismo tiempo fuera de lugar. Y justamente para evitar experimentar este verdadero duelo con esta casa que dejamos ya en los recuerdos, lo mejor será que conscientemente, a pesar de lo difícil que sea, mantener la calma y la tranquilidad; entonces planifica con tiempo y piensa que no sacarás absolutamente nada si trasmites tu preocupación a los demás miembros de la familia.

Toma este proceso como una oportunidad, un tiempo de aprendizaje y un desafío; somos seres en constante cambio y evolución, permite que renovados aires entren en tu vida. Prioriza el sentido de lo que significa el hogar más que el lugar físico donde éste se encuentre, ya que el hogar lo forman los vínculos familiares, y no los cimientos de una estructura.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>