a ellos ok

#ELLOS: ¿POR QUÉ LAS MUJERES SON TAN CELOSAS?

Por SEBASTIÁN CASTILLO VERDUGO / @Sebastian_ACV

Antes de escribir esta columna, fui a mi biblioteca; tomé mi diccionario, me dirigí a la letra C; busqué la palabra “celos”, y comrpobé que después de los dos puntos, inmediatamente salía: MUJER. Y es que uno como hombre pocas veces siente celos, a lo sumo, cuando molestan a nuestra fémina, cuando otro macho pretende acosar a nuestra hembra. Recién ahí aflora nuestro lado “celosista”, antes no. Pero con las mujeres no es lo mismo. Ellas son celosas por escencia. Si no les damos motivos, yo me pregunto, ¿por qué son tan celosas?

Esta vez quise ser muy profesional, y reportear un poco más antes de escribir, para no recibir como feedback improperios del calibre de “si me pagan por escribir tanta imbecilidad”, “si le tengo mala a las mujeres”, “que solo me he metido con mujeres ‘pasteles’”, etc. Por eso busqué información respecto a los celos de la mujeres, y debo reconocer que de tanto leer, me aburrí, dado que las mismas “especialistas”, mostraban un grado elevadísimo de celos hacia sus colegas hombres.

No obstante, me quedó más que claro que los hombres somos los que más sufrimos con los malditos celos femeninos, que prácticamente nos imposibilitan para hacer algo. No podemos ejercitar la vista; nos complican a la hora de querer salir con nuestros amigos; no podemos ir a la cancha, ni a casa de nuestra mamita, etc. ¡Hasta en la dictadura los hombres tenían más libertad, que hoy con una mujer al lado!

¡Aaaaay Dios mío Sandro! Pobre que nos pillen mirando para el lado, ¡las penas del infierno serían pocas para nosotros! “¡Ya me imagino como mirarás, cuando vas solo!” ¿¡Qué tanto problema, si en mirar no hay engaño!? ¿Acaso ustedes no nos miran en la calle? (Muchas veces me ha pasado que las mujeres se quedan mirándome incluso cuando van con sus parejas; por eso ahora no me arreglo tanto, me pongo lo primero que pillo, no me afeito y me baño una vez al mes). Y así me evito también una escenita al estilo “¿Quién es esa peuca? ¿Por qué te saludó? ¿De dónde la conoces? ¿Cómo sabe tu nombre? ¡Aaaaah!”

Mujeres, controlen sus celos. Mientras más celosas son, más histéricas y rabiosas se ponen. Y por ende, a más temprana edad envejecen, volviéndose más canosas y arrugadas; y a ustedes eso no les queda bien (solo los hombres nos vemos sexys con canas y arruguitas). Capisci?

Chao.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>