rostr-post-ok

LAS CLAVES PARA CUIDAR EL ROSTRO POST CIRUGÍA

Generalmente las recomendaciones son utilizar parches, masajes, ultrasonido y/o drenajes, según cada caso. Conoce cómo evitar inflamaciones y/o malas cicatrizaciones luego de una rinoplastía o lifting facial.

La cara es una zona del cuerpo que está permanentemente expuesta, por lo tanto, si se realiza alguna intervención en ésta, debemos conocer los cuidados a los que nos tenemos que someter, los que harán que se logren los resultados esperados para cada caso.

El cirujano plástico y reconstructivo, Sergio Valenzuela, nos explica que son fundamentales el uso de los parches, masajes, ultrasonido y/o drenaje, según cada caso, para alcanzar el éxito en una cirugía de rostro.

En el caso de la “rinoplastía”, donde se hace una modelación de la nariz, el Dr. Valenzuela indica que los pacientes se van con unos parches en el dorso de ésta, normalmente, por un par de semanas. “Una vez retirados los puntos, deben hacerse masajes locales para drenar el edema que, habitualmente, se forma en la punta, de manera de hacer que la piel quede bien adherida a las estructuras y no se produzca una fibrosis persistente, que podría alterar la armonía de lo realizado. Este masaje se le enseña al paciente, para ayudar a desinflamar”, señala el cirujano.

Por otra parte, se debe tratar la cicatriz con masajes y crema, para que quede blanda, plana y suave al tacto. Si la intervención es una “lifting facial”, el Dr. Valenzuela enfatiza que previo a éste hay que suspender el uso de analgésicos, y sobretodo, dejar de fumar unas semanas antes, “ya que el rostro es una zona de muchos vasos sanguíneos y requiere de una correcta irrigación”.

Por otro lado, post cirugía, agrega que lo que se debe hacer es ultrasonido y drenaje linfático (para las cicatrices en la cara se indican geles de silicona, que mejoran su aspecto).

Cuidados que requieren las cicatrices

Las cicatrices pueden evolucionar de diferentes formas. Lo ideal es que sea blanda, plana, sin hundimientos o depresiones, que no produzca alteración en los tejidos aledaños, y que tenga el mismo color de la piel.

Para lograr una buena cicatrización, el cirujano Valenzuela señala que “se requiere de ciertos cuidados, ya que cuando uno deja libre al organismo, las fibras de colágeno se disponen aleatorias y desordenadas, por lo tanto, hay que evitar eso, comprimiendo con medios mecánicos, para que se ordenen, logrando así una cicatriz de mejor calidad”.

Esta compresión y tratamiento de la cicatriz se puede hacer con: telas de papel, masajes con crema lubricante si se levanta; se puede agregar un parche de silicona o una placa de acrílico, las que hacen una presión más eficiente.  Si se ha formado un queloide, Valenzuela aclara que se puede agregar una infiltración de corticoide, y se van evaluando según la evolución de cada cicatriz.

“La cicatriz hay que tratarla durante los seis primeros meses, luego de eso, ya no sirven ni los parches, masajes, o cremas. Solo alguna intervención quirúrgica, según sea el caso”, enfatiza el Dr. Valenzuela.

Para más información: Dr. Sergio Valenzuela Urquidi Cirujano plástico de clínicas Lo Curro, Mediterránea y Universidad de Los Andes www.doctorsergiovalenzuela.cl
Para más información:
Dr. Sergio Valenzuela Urquidi
Cirujano plástico de clínicas Lo Curro, Mediterránea y Universidad de Los Andes
www.doctorsergiovalenzuela.cl

Revisa el compacto del doctor en nuestro programa Mujer Glam donde hablamos al  respecto:

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>