fobia perros ok

¿MIEDO O FOBIA A LOS PERROS?

Por ANA GABRIELA ROJAS / @Ana GabrielaRoj8

Muchas personas, tanto niños como adultos, temen a los perros en mayor o menor medida. Miedo que cuando no se relaciona a la propia sobrevivencia en una situación peligrosa, se convierte un temor irracional, aunque bastante intenso.

Cuando se habla de miedo es que estamos frente a una respuesta asociada muy posiblemente a una mala experiencia anterior, en este caso con perros, lo cual necesariamente origina sensaciones tanto de inseguridad como de incertidumbre.

En tanto con la fobia estamos hablando de un miedo que traspasa los límites de la racionalidad, como por ejemplo, el sentir un profundo rechazo y pavor frente a la foto de un can.

El probable origen de este miedo

Actualmente se considera que la génesis de este tipo de miedo se sitúa más que nada en el factor aprendizaje, por lo tanto no estaría necesariamente asociado a una experiencia traumática con perros, sino a que alguien tempranamente enseñe a temerles. Por ejemplo, madres, abuelas o algún otro adulto al cuidado del niño diciendo frases como: “Si no te comes la comida va a venir el perro”; o, “Si te portas mal el perro te comerá”.

Con esto entonces se logra el aprendizaje, desarrollo y fortalecimiento del miedo incluso hasta la adultez, hacia éste, bien llamado “animal de compañía”.

¿Qué podemos hacer entonces?

En primer lugar hay que decir que lejos de burlarse o enojarse de quien teme a los perros o a cualquier otro animal, lo adecuado es respetar su temor y ayudarlo para que se sobreponga a ello.

Cuando se trata de una fobia, lo adecuado es asistir a los especialistas para que la traten como tal. Lo cual posiblemente incluirá un proceso terapéutico focalizado-personalizado y tal vez algún medicamento complementario.

Si estamos simplemente frente a un miedo, una buena forma de mitigarlo es, por ejemplo, conocer la labor de ayuda que hacen a las personas con algún tipo de discapacidad, los perros de salvataje o los entrenados para terapia en personas enfermas o de la tercera edad.

También se puede considerar  la idea de adoptar un perro desde carrocho y que la persona sea observador y partícipe de este crecimiento y de los lazos de cariño que se generarán de forma espontánea. «Los cachorros causan reacciones diferentes porque despiertan el instinto de protección, incluso, en personas a quienes no les gustan los perros», explica la psicóloga Begoña Gállego.

Muy importante siempre será el educar a los niños en el respeto, amor y tolerancia hacia los animales en general y hacia los perros en particular. Y nunca jamás utilizar a los animales para infundir miedo o como una forma de amenaza.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>